Alquiler de casa particular en La Habana

Pedro y Yuya les proponen elegir entre dos casas de huéspedes, cada una con el encanto de las casas del barrio histórico y popular de Centro Habana. Como su nombre lo indica este barrio está situado en el centro de La Habana, a mitad de camino y a pocos minutos a pie entre los barrios turísticos de la Habana Vieja, al este, y más moderno, el Vedado, al Oeste.

Alta Mar

La casa de huéspedes Alta Mar está situado frente al mar en la avenida del Malecón clasificada Patrimonio Mundial de la Unesco. Posee dos apartamentos uno al lado del mar y el otro al lado del patio.

Mueved hasta la pagina web Alta Mar

El Mirador

La casa de huéspedes El Mirador es vecina de Alta Mar y se encuentra a 100 m del Malecón. Posee dos habitaciones. Goza de una terraza en la cumbre de la casa con vistas al mar.

Mueved hasta la pagina web El Mirador

Las dos casas de huéspedes están ideadas para acoger a parejas, familias o grupos de amigos y pueden ser arrendadas cada una en su totalidad. Incluso arrendado parcialmente cada apartamento (Alta Mar) o cada habitación (El Mirador) es independiente uno del otro. Pedro y Yuya tienen también su propio apartamento independiente en cada una de las dos casas, pero permanecen a vuestro servicio permanentemente.

 

La ciudad de La Habana es una de las ciudades más vivas en el mundo. Disfrute de sus playas de arena blanca a pocos kilómetros, de su ambiente y de su vida nocturna. Sumérjase en el ambiente del Caribe, América Latina y la cultura Afro-Cubana. Deguste de nuevas variedades de cocina y comparta la vida cotidiana de los habitantes. Durante su estancia en nuestras casas de huéspedes El Mirador o Altamar, será fácil para usted, día tras día, dejarse llevar por el ritmo tropical de la vida en La Habana.

Pedro y Yuya los esperan con alegría y les ofrecerán un servicio personalizado. Estarán al pendiente de los pequeños detalles que le harán pasar una increíble estancia en La Habana, y ayudarlos por consiguiente a descubrir la vida cotidiana del cubano. Su amabilidad y sus atenciones  harán de vuestro viaje una experiencia inolvidable así como una muestra exponencial de la hospitalidad cubana.